Agroindustria
Read Time (6 minutes)

Incertidumbre: la gran enemiga del agro

Innovación digital para mejorar las proyecciones de cosecha

La proyección de cosecha es una actividad crítica en la gestión agrícola. Proyectar bien las cosechas para cultivos de alto valor - como son los arándanos o las uvas de mesa - puede hacer la diferencia entre ganar o perder al final de la campaña. Poder anticipar los volúmenes y los picos de cosecha, permite a los productores agrícolas planear mejor sus presupuestos, coordinar con tiempo sus actividades comerciales y contratar la cantidad correcta de trabajadores con experiencia para realizar labores como la poda y la cosecha.

Sin embargo, altos márgenes de error en las proyecciones son una constante que afecta a toda la industria. Grandes empresas agro-exportadoras hoy contratan equipos enteros para realizar sus proyecciones debido a la relevancia de este problema. Empresas más pequeñas delegan esta actividad al gerente de producción o al jefe de cosecha quien a su vez realiza evaluaciones de campo para poder ajustar estos modelos. 


En el caso de los cultivos de alto valor, los errores en las proyecciones de cosecha se han convertido en uno de los principales retos para asegurar una campaña agrícola rentable. Proyectar bien los volúmenes y los tiempos de cosecha es una tarea clave por los siguientes motivos:


  • Afecta a varias áreas de la empresa: La estimación inicial de cosecha sirve para definir el presupuesto de la empresa. Varias decisiones se realizan con esta proyección entre ellas decisiones de ventas como la negociación de los mercados destino y los clientes, así como decisiones de costos como cuántas personas se deben contratar y cuándo, cuántas cajas y empaques se deben comprar, etc. Una desviación en las proyecciones significa que muchos departamentos dentro de la organización deberán hacer ajustes a mitad de camino, generando pérdidas e ineficiencias.



  • Optimización de precios en el mercado y mantener una buena relación con clientes: En el caso de Perú, gozamos con una ventana comercial que nos permite aprovechar excelentes precios de mercado debido a la poca oferta de producto a nivel global. El retraso o adelanto en las proyecciones afecta la posibilidad de lograr precios más competitivos. Los precios pueden caer en más de 50% de una semana a otra. Adicionalmente, no cumplir con los tiempos y volúmenes prometidos a los clientes finales puede complicar seriamente la relación comercial y en extremos generar penalidades por incumplimiento.


  • Evita sobrecostos en empaques y materiales: Los materiales de empaque y embalaje se negocian y se compran meses antes de que se empiece a sacar la fruta del campo. Esto permite ahorrar costos y asegurar el stock óptimo para cumplir con el packing. Si el volumen real cosechado supera el volumen proyectado, el área de compras debe conseguir estos materiales a última hora, teniendo que asumir costos más altos. Si el volumen real es más bajo, generalmente los materiales son desechados, generando pérdidas económicas.


  • Permite aumentar la productividad y la fidelización de los trabajadores agrícolas: Un pronóstico preciso de los kilos a cosechar por semana, permite al área de recursos humanos mejorar su plan de contrataciones. Si el pronóstico falla y el pico de cosecha se adelanta, las empresas deben salir a contratar para cubrir su déficit de trabajadores. Esta urgencia limita la capacidad de atraer buenos cosechadores, generando pérdidas por tener que capacitar a gente sin experiencia que puede malograr el fruto. Si el pico se retrasa, la empresa debe dejar ir trabajadores maltratando su relación laboral o emplear más personas de las requeridas para cosechar los kilos maduros, reduciendo la productividad de la empresa y del trabajador.


Si bien el reto de mejorar las proyecciones de cosecha es recurrente para este tipo de productores agrícolas, en los últimos años han surgido nuevas soluciones y tecnologías que prometen aumentar la confianza de esta difícil tarea:


  • Muestreos estadísticamente más representativos: El conteo del número de frutos por planta y la evaluación de sus pesos y colores – para determinar su nivel de maduración – son variables fundamentales utilizadas para corregir las proyecciones de cosecha durante una campaña. Hoy las empresas contratan cuadrillas de evaluadores para contar frutos. El problema es que la cantidad de plantas que se pueden contar por día es muy baja. Los muestreos en la mayoría de los casos no superan el 0.5% del total de plantas en una hectárea. Por ello, nuevas tecnologías como imágenes de drones para realizar muestreos más representativos se vuelven cada vez más relevantes. Una imagen infrarroja captada por un drone permite analizar el vigor de cada planta y recomendar muestreos mejor focalizados para representar la alta variabilidad que existe en un lote de cultivo.


  • Mejor calidad en la captura de data: Contar los frutos totales de una planta de berries, analizando su color y tamaño es una actividad muy compleja. Una sola planta en momentos específicos puede tener más de 2,000 frutos en diferentes estadíos, desde flor hasta fruta morada. La tarea generalmente se hace bajo el sol, utilizando lápiz y papel para anotar la data recolectada. La cantidad de errores en las evaluaciones puede ser muy alta.  Por ello, hoy se están desarrollando soluciones para poder validar rápidamente la calidad de la data. A través de aplicativos móviles se puede diagramar la ruta de los evaluadores, identificar las plantas contadas y otras variables que alertan sobre posibles inconsistencias en la información. Esto permite depurar o limpiar la data que alimenta las modelos de proyección para evitar errores.


  • Modelos más flexibles: Cada año, los productores agrícolas realizan una proyección de cosecha para la siguiente campaña. Esta primera estimación generalmente se basa en data histórica de producción y en otros factores importantes como la edad de la planta y el pronóstico del clima. La actividad de poda marca el inicio de la campaña. Desde dicho momento, existen diversos factores que pueden alterar la proyección inicial de cosecha. Además del clima, el riego, la fertilización;  la incidencia de plagas o enfermedades también influyen en el rendimiento del cultivo. Nuevas plataformas web que permiten añadir estas variables a los modelos de proyección y visualizar los cambios de manera dinámica son cada vez más útiles para ayudar al productor a medir e identificar las desviaciones.


  • Automatización de procesos críticos en las proyecciones: Los productores agrícolas dependen de muchas evaluaciones y mediciones sujetas al error humano como por ejemplo el conteo de frutos y el análisis de su maduración. Estas labores son generalmente asignadas a personal calificado que tiene experiencia en la evaluación de los frutos en sus diferentes estados. Sin embargo, es cada vez más difícil encontrar este perfil de trabajadores y mantenerlos en la empresa durante toda una campaña. Por ello, se están desarrollando nuevas tecnologías que utilizan visión computacional e inteligencia artificial para hacer un conteo automático de frutos a partir de fotos o videos captados entre las hileras de las plantas. Esto permitirá aumentar la cantidad y la precisión de las muestras para reducir el error en la data que alimenta los modelos de proyección.


En Space AG, estamos trabajando con las principales agro-exportadoras de arándanos y uvas de la región para mejorar las precisión de sus proyecciones. Asimismo, venimos colaborando con empresas tecnológicas de Australia, Brasil y Estados Unidos para aplicar inteligencia artificial al conteo y al análisis de maduración de los frutos. Nuestra visión es facilitar la transformación digital de los productores de cultivos de alto valor a través de herramientas innovadoras que atiendan sus principales problemas. En este artículo publicado por Red Agrícola podrás revisar los avances que venimos logrando.